Que debe y no debe comer una embarazada

Que debe y no debe comer una embarazada

Síntomas del embarazo en la segunda semana

La Dra. Audra Meadows, obstetra del Hospital Brigham and Women’s, ayuda a las pacientes a optimizar su salud antes, durante y después del embarazo. He aquí 12 consejos de la Dra. Meadows que le ayudarán a aumentar sus probabilidades de tener un embarazo y un bebé sanos.

Comer alimentos sanos es especialmente importante para las embarazadas. Tu bebé necesita nutrientes para crecer sano y fuerte en el útero. Coma muchas frutas y verduras de colores, cereales integrales, alimentos ricos en calcio y alimentos bajos en grasas saturadas.

Las mujeres deben recibir atención prenatal periódica de un profesional sanitario. Las madres que no reciben atención prenatal regular tienen muchas más probabilidades de tener un bebé con bajo peso al nacer u otras complicaciones. Si está disponible, considere la posibilidad de recibir atención prenatal en grupo.

No bebas alcohol antes y durante el embarazo y la lactancia. Beber alcohol aumenta el riesgo de tener un bebé con trastorno del espectro alcohólico fetal (TEAF). Este trastorno puede causar rasgos faciales anormales, graves dificultades de aprendizaje y problemas de comportamiento.

Frutas que deben evitarse durante el embarazo

Sólo necesitas entre 340 y 450 calorías extra al día, y esto en las últimas fases del embarazo, cuando el bebé crece rápidamente. No es mucho; con una taza de cereales y un 2% de leche lo conseguirás rápidamente. Lo importante es que las calorías que ingieras procedan de alimentos nutritivos que ayuden al crecimiento y desarrollo de tu bebé.

  Beber alcohol sin saber que estás embarazada

¿Te preguntas por qué es razonable engordar entre 10 y 15 kilos (de media) durante el embarazo cuando un recién nacido sólo pesa una fracción de esa cantidad? Aunque varía de una mujer a otra, así es como pueden acumularse esos kilos:

Por supuesto, los patrones de aumento de peso durante el embarazo varían. Es normal que aumentes menos si empiezas con más peso y más si vas a tener gemelos o trillizos, o si tenías un peso inferior al normal antes de quedarte embarazada. Más importante que la cantidad de peso que aumentes es lo que compone esos kilos de más.

Cuando estás embarazada, lo que comes y bebes es la principal fuente de alimentación de tu bebé. De hecho, el vínculo entre lo que consumes y la salud de tu bebé es mucho más fuerte de lo que se pensaba. Por eso los médicos dicen ahora, por ejemplo, que ninguna cantidad de consumo de alcohol debe considerarse segura durante el embarazo.

Cosas que no se deben comer durante el embarazo

Los cambios en el sistema inmunitario de las mujeres embarazadas aumentan el riesgo de que ellas mismas, los fetos y los recién nacidos contraigan enfermedades transmitidas por los alimentos. Estas enfermedades pueden agravarse durante el embarazo y provocar abortos o partos prematuros. Algunas enfermedades de origen alimentario, como la Listeria y el Toxoplasma gondii, pueden infectar al feto aunque la madre no se encuentre mal. Por eso los médicos dan a las embarazadas pautas específicas sobre los alimentos que deben y no deben comer.

  De quien esta embarazada zuleyha

Las mujeres embarazadas o que puedan quedarse embarazadas -así como las madres lactantes y los padres de niños pequeños- deben tomar decisiones informadas en lo que se refiere al marisco. El pescado es una fuente de proteínas, minerales y vitaminas de alta calidad que son beneficiosos para la salud en general. Sin embargo, es importante elegir pescados que sean seguros para el consumo y ofrezcan beneficios para la salud. Siga los consejos de la FDA y la EPA sobre el consumo de pescado utilizando esta tabla y una serie de preguntas y respuestas frecuentes para elegir opciones saludables y seguras.

4 semanas de embarazo

Durante las comidas, haz que la mitad de tus raciones de cereales sean integrales. Los cereales integrales son aquellos que no han sido procesados e incluyen el grano entero. Algunos ejemplos son la avena, la cebada, la quinoa, el arroz integral y el bulgur.

Limite las grasas sólidas, como las de origen animal, como la grasa de pato. Se pueden encontrar grasas más saludables en otros alimentos, como algunos pescados, los aguacates y los frutos secos. Los aceites de los alimentos proceden principalmente de fuentes vegetales (como el aceite de oliva y el aceite de canola).

La luz solar, la leche enriquecida y los pescados grasos como el salmón y las sardinas contribuyen a aportar las 600 unidades internacionales de vitamina D que debes consumir cada día durante el embarazo. La vitamina D contribuye al desarrollo de los huesos y dientes de tu bebé y favorece la salud de la vista y la piel.

El desarrollo y mantenimiento del sistema nervioso de tu pequeño y la formación de glóbulos rojos son sólo algunos de los beneficios de la vitamina B12. La carne, el pescado, las aves y la leche te ayudarán a alcanzar los 2,6 mcg diarios recomendados.

  Es normal que una mujer embarazada sangre

El ácido fólico es especialmente importante para las mujeres embarazadas. Esta vitamina B ayuda a prevenir defectos congénitos del cerebro y la columna vertebral y favorece el crecimiento y desarrollo del feto y la placenta. Los cacahuetes, las verduras de hoja verde oscura, las judías y el zumo de naranja te ayudarán a alcanzar tu objetivo de 600 mcg al día. Sin embargo, los alimentos por sí solos no bastan para alcanzar los 600 mcg diarios.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad