Mi bebe suda mucho: qué debes saber

Cuando se tiene un bebé en casa, muchas cosas, incluso las más pequeñas pueden ser motivo de alarma. Un ejemplo de ello es la sudoración, un proceso común en el ser humano, y que en el bebé se presenta con mayor o menor frecuencia según diversos factores como el clima, la alimentación o la ropa que se le ha puesto. 

Sin embargo, en muchas ocasiones se desconoce hasta qué punto la sudoración es algo normal o señal de alguna afección. Para empezar, es necesario saber que el sudor es una respuesta natural del organismo para regular la temperatura corporal. Las encargadas de esto son las glándulas sudoríparas que, dispuestas a lo largo del cuerpo, producen humedad para nivelar la temperatura interior y exterior.

Leer artículo

Consejos para disfrutar al máximo del embarazo

El embarazo, es una de las experiencias más gratificantes y hermosas en la vida de cualquier mujer. Se trata de una época que conviene vivir con gran ilusión, evitando al máximo cualquier molestia y sobre todo el estrés.

Además, se deben tener en cuenta los cambios que el cuerpo experimenta durante esos meses. Pues, estos pueden estar acompañados de desequilibrios o anomalías que redundan en cansancio físico o mental. 

Leer artículo

5 regalos que agradecerá toda madre primeriza

embarazada-regalo

El embarazo es un momento muy especial para una mujer, particularmente cuando se trata del primer hijo. Pues, al tratarse de la primera vez, se vive cada paso con gran intensidad y nunca se olvida. 

Sin embargo, también es una etapa que puede generar algunos miedos y temores. Es una época donde hay muchos cambios para la mujer y su entorno. Además, algunas primerizas pueden afrontar eventualidades o condiciones específicas que producen aún más nervios en ellas. 

Leer artículo

Crema piel atópica para bebe ¿Cuál elegir?

La dermatitis atópica, es una enfermedad crónica de la piel que surge partir de los 3 meses de vida y que actualmente padecen aproximadamente el 20% de los niños a nivel mundial. Esta enfermedad posee dos fases, una activa donde aparecen los brotes y otra no activa, denominada intervalo.

En los bebés, la enfermedad suele aparecer de forma repentina haciendo que la piel se seque, se escame y se produzcan heridas. Las zonas más afectadas en los más pequeños son rodillas, frente, mentón, mejillas e incluso cuero cabelludo.

El origen de esta afección puede ser un factor genético hereditario o una alteración en la composición normal de la piel, debido a factores ambientales. Si bien no existe una cura específica, con el tratamiento adecuado la enfermedad puede desaparecer durante la niñez o antes de llegar a la pubertad. 

Leer artículo