Con la llegada de sus primeros 12 meses, los niños comienzan a caminar, a moverse con más determinación y a explorarlo todo. Muestra de su interés son el afán de coger cosas e incluso llevarlas a la boca con el fin de probar texturas, sabores y todo lo que para ellos es aún desconocido. Por todo ello, las actividades entre los uno y dos años, deben estar enfocadas a satisfacer sus necesidades, desarrollar su motricidad y fomentar su imaginación. 

Por otra parte, a esta edad, aún no han desarrollado su capacidad de socializar, por lo que suelen preferir y mostrar más atención a un adulto. Requieren aprender, y para ello, nada mejor que la imitación.

En estos rangos de edad, sobretodo en sus alternancias de gateos con sus primeros pasos, no se deben olvidar las actividades que impliquen su motricidad gruesa, generalmente desarrolladas en el suelo. Actividades, que según comiencen a caminar, correr y saltar potenciarán sus posibilidades de juego. 

Otro factor que cabe mencionar y que resulta de gran importancia, es la consideración de que cada niño es un individuo en formación que se descubre a sí mismo. Por lo que pueden ser muy diferentes a los demás, tanto en gustos como en capacidades y preferencias. 

Niños de 1 año hasta los 20 meses

Aunque todas las edades de los niños son maravillosas, probablemente esta sea una de las que más se disfruten. En estos meses, el niño o niña ya comenzará a caminar, aunque puede que con cierta dificultad pero poco a poco sus movimientos serán más contundentes. Por ello, actividades como arrastrarse, empujar o tirar de ciertos elementos suelen llamarle mucho la atención.

Estimula su motricidad

Por ello, ciertos juguetes que se acompañen de ruedas, como puedan ser carretillas, coches y similares suelen ser sus preferidos. A estos, se les pueden añadir ruidos e iluminación que estimulen aún más los sentidos del niño. 

Con la ganancia de movimiento y coordinación, se pueden potenciar actividades que incluyan el baile o el canto de ciertas canciones infantiles. Esto además de entretenerles de manera considerable, les ayuda a fomentar capacidades como el ritmo y la coordinación. 

Trabaja su destreza 

Aunque parezcan muy pequeños con apenas algo más de un año, ya disponen de ciertas capacidades y destrezas manuales. Por lo que es el mejor momento para comenzar a explorarlas. Para ello, los juegos que impliquen utilizar sus manos y sus dedos suelen ser muy efectivos. 

Hacer garabatos, colorear, los juegos con plastilina son actividades bastante entretenidas. Del mismo modo que permitirles utilizar libros para observar ilustraciones, pasar las hojas y fomentar su capacidad cognitiva. Aquí es posible que incluso muestran preferencias por ciertas hojas o libros.

Por último, dentro de este grupo, también podemos introducir juegos y actividades que incluyan mojarse las manos, explorar la tierra, los areneros o arrancar hierbas. Actividades que les permiten tocar otras texturas explorar su sentido del tacto. 

Entre los 18 meses y los 2 años

En tan solo unos meses, los niños van avanzando en cuanto a la adquisición de capacidades propias de su edad. Esto es muy variable de unos niños a otros, pero aproximadamente a partir de los 18 meses sus su motricidad gruesa empieza a estar muy desarrollada frente a elementos propios de su motricidad fina, por lo que sus juegos se orientarán más en estas destrezas. 

Es aquí, cuando aparecen los conocidos juegos de bloques o de construcciones sencillas. Este tipo de juegos, suelen ser de llamativos y diversos colores, a la vez que de diferentes tamaños y formas. De este modo, se multiplican las posibilidades de juego para el niño. 

Por último, también cabe citar juegos y actividades que se basen en la imitación. De manera general, los niños descubren a esta edad este tipo de juegos interactuando con sus adultos. Así, facilitarles elementos que sean réplicas de objetos reales, les aporta una gran motivación para el juego. Por ejemplo, un teléfono de gran dimensión, artículos para emular preparar alimentos o muñecos con los que puedan interactuar con acciones como paseos, baños o prepararles la comida.

Seguridad por encima de cualquier actividad

Aunque venimos hablando de juegos y actividades, es imprescindible y fundamental que en todos ellos, se vigile al niño o niña. A su vez, se deben evitar juguetes, accesorios que puedan desmontar fácilmente o accesorios muy reducido que puedan tragar accidentalmente. Esto es algo muy evidente, pero que en circunstancias, algunos juguetes pueden aportar ese tipo de riesgos. Por lo que se deberán analizar, tanto la calidad como seguridad de los juguetes que le aportemos. 

Actividades y juegos para niños de 1 a 2 años