La evolución de la ropa infantil

La evolución de la ropa infantil

Hasta el siglo XVIII no existía diferencia entre las prendas infantiles y las de adulto. Nada se sabía aún de moda para bebés o niños. Los pequeños vestían la versión reducida de las mismas ropas ajustadas, largas o recargadas que usaban sus mayores que tan incómodas e inapropiadas resultaban para los juegos y actividades infantiles.

De forma paulatina, la ropa infantil comenzó a adaptarse a las necesidades de los críos. Se empezaron a confeccionar otro tipo de diseños más apropiados para ellos. La evolución de la ropa infantil desembocó en lo que hoy en día consideramos como moda para niños, niñas y bebés: prendas cómodas y ligeras,  de estilo clásico o moderno, pero siempre bonitas y confortables.

Con anterioridad al siglo XVIII no había relación entre diseño y ropa infantil. Lo habitual era que los pequeños utilizaran atuendos similares hasta llegar a cierta edad, lo que unido a los peinados, también similares, impedían saber si pertenecían al género femenino o masculino.

Si has visto algún cuadro o imagen antigua quizás habrás observado que ciertas prendas que lucían los infantes de la época tenían detalles o accesorios que resultarían impensables en nuestros días, como por ejemplo, fajas o correas (similares a los arneses que usamos para pasear a los perros), que partían de las hombreras de las camisas y servían para enseñar al niño a caminar o a detenerse.

El calzado, los vestidos o los accesorios también eran idénticos en ambos sexos. Pero a mediados del siglo XVIII surgió una corriente filosófica que predicaba la necesidad de liberar a los niños de los elementos de su indumentaria que les impedían moverse con libertad. Las niñas comenzaron a prescindir de las enaguas y estructuras de alambres de sus vestidos sustituyéndolas por una especie de pantalones que tapaban las piernas.

También comenzaron a sustituirse los poco prácticos vestiditos blancos que utilizaban niños y niñas cuando empezaban a caminar por trajes de shorts o bombachos que utilizaban hasta llegar a la edad adulta.

Un clásico universal de la moda infantil

Cuando pensamos en una prenda clásica de moda infantil, sin duda nos viene a la mente la imagen del traje de marinero que vistieron los niños y niñas de todo el mundo durante el siglo XIX. Esta moda surgió cuando al príncipe Alberto de Gales, le regalaron una réplica a medida del traje que usaba la tripulación de la Royal Yacht. En la actualidad se sigue utilizando como traje de Primera Comunión.

¿Rosa o azul?

Hasta el siglo XX, la ropa infantil era unisex hasta los 6 o 7 años. La utilización de los colores pastel comenzó en la segunda década. Posteriormente se determinó que el color más apropiado para los niños era el azul, siendo el rosa para las niñas.

¿Buscas auténtico diseños Made in Spain, con la mejor relación calidad y precio? En Macali encontrarás toda la moda y accesorios para niños y bebés.

Macali: Confección de moda infantil con diseños propios hechos en España.

Deja un comentario